Blah Blah es la primer fragancia de Kaunakes, acompañando el lanzamiento de la firma.
Todos los envases contienen ilustraciones de diferentes ilustradores 100% unicas e irrepetibles.
En cuanto a la fragancia es un perfume elegante y muy sofisticado. Intenso pero a la vez suave, sin llegar a cargar. Especialmente diseñado para una mujer cosmopolita, con objetivos bien definidos, que consigue todo aquello que se propone. En definitiva, una fragancia para una mujer segura.

Todos los detalles de esta moderna fragancia femenina están pensados para que te sientas sensual, pisando fuerte, sin miedo a nada.

Con unas notas de salida de café y almendra, el perfume de Kaunakes, Blah Blah deja diferentes acordes. Por un lado tiene tonos esencialmente florales, el jazmín sambac o el nardo que te traen recuerdos orientales. Y opuesto a esto aflora en forma de granos de tonka y cacao, con un intenso aroma que nos deja el misterio abierto a la imaginación.

Realmente Blah Blah... ¡Da que hablar!

 

 

Perfume BLAH BLAH by Kaunakes

$1.300
Perfume BLAH BLAH by Kaunakes $1.300
Entregas para el CP:

Medios de envío

 

Blah Blah es la primer fragancia de Kaunakes, acompañando el lanzamiento de la firma.
Todos los envases contienen ilustraciones de diferentes ilustradores 100% unicas e irrepetibles.
En cuanto a la fragancia es un perfume elegante y muy sofisticado. Intenso pero a la vez suave, sin llegar a cargar. Especialmente diseñado para una mujer cosmopolita, con objetivos bien definidos, que consigue todo aquello que se propone. En definitiva, una fragancia para una mujer segura.

Todos los detalles de esta moderna fragancia femenina están pensados para que te sientas sensual, pisando fuerte, sin miedo a nada.

Con unas notas de salida de café y almendra, el perfume de Kaunakes, Blah Blah deja diferentes acordes. Por un lado tiene tonos esencialmente florales, el jazmín sambac o el nardo que te traen recuerdos orientales. Y opuesto a esto aflora en forma de granos de tonka y cacao, con un intenso aroma que nos deja el misterio abierto a la imaginación.

Realmente Blah Blah... ¡Da que hablar!